domingo, 27 de julio de 2014

José Correntino

En un caballito blanco, 
mi abuelita me contó, 
que un Santo cruzó los Andes 
 y tres pueblos libertó. 
 El Santo era correntino 
 y se llamaba José, 
papá de una linda niña 
que su Merceditas fue. 
 Cuando terminó la lucha 
muy lejos se fue José, 
para que la patria joven 
supiera sola crecer. 
 Del brazo de Merceditas 
José contemplaba el mar, 
pensando volver un día 
y en su tierra descansar. 
 Estribillo 
Suena el clarín, 
suena el tambor, 
 ésta es la historia 
que más me gustó,
la del valor y de la fe 
de un correntino llamado José. 

 (De Waldo Belloso y Z. Alcayata)



 photo JOSE_zpsee42b75e.jpg

Hernán Figueroa Reyes canta el chamamé: José Correntino

martes, 22 de julio de 2014

SABER PERDER, SABER GANAR

Saber ganar es una expresión de respeto. Ayuda a tolerar la frustración y saber asumir la victoria con humildad. 
 Para hablarlo con los papás...



Aceptar una derrota requiere una actitud vital sólida, saber a qué se juega, conocer el auténtico significado del deporte. 
 Paulo Coelho describe con elegancia la valía de saber perder: "Un guerrero acepta la derrota como una derrota, sin intentar transformarla en victoria". 
"La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce", aseguraba Jorge Luis Borges; un valor que se ha perdido en la cultura popular de las últimas décadas, más obsesionada en el culto de la victoria (vista como el acto supremo de gratificación instantánea) que con el "fair play" de los primeros campeonatos del mundo de fútbol, esos en los que Uruguay solía jugar las finales. 
 Es difícil declararse perdedor. 
Practicar deporte tiene sus seguidores, pero su número no es comparable al de los aficionados pasivos, entusiastas del deporte que, sin embargo, apenas lo practican. 
Una paradoja que se expresa en toda su crudeza en los elevados índices de inactividad física que registran muchos países. 
 Los espectadores de cualquier gran cita deportiva, deportistas ellos mismos o no, comparten, en opinión del consultor y escritor Tony Schwartz, una obsesión malsana con la victoria. 
Nuestra cultura otorga todo al ganador y penaliza a quien se queda a las puertas del éxito. 
 Nadie se sienta en una grada, ni ante el televisor o el ordenador, consciente del esfuerzo realizado tanto por la minoría afortunada de los ganadores como por los perdedores. 
 Nuestra malsana obsesión con la victoria Cuando la victoria llega sin elegancia, actitud, juego limpio, espíritu de camaradería, ¿sigue siéndolo?
 La respuesta es afirmativa a efectos nominales; queda menos claro de si su valor equivale al de una victoria canónica, bien labrada, elegante, conducida sin prepotencia, respetuosa con los perdedores. 
 Hay que saber ganar y perder. 
 La infantil mentalidad del ganador-se-lo-queda-todo La mentalidad del "ganador se lo queda todo", tanto en el deporte como en la cultura en general.
 La victoria es una meta efímera "que promete más de lo que ofrece", que deja un peligroso vacío en quienes han dedicado sus esfuerzos a perseguir un logro concreto, con un instante fugaz de popularidad.
El carácter competitivo de la sociedad se observa también en el consumo conspicuo, o en la universidad a la que quieren acudir los adolescentes: lograr o no acudir a la primera opción elegida por el estudiante se convierte en un "todo o nada" en su entorno social. 
 No conseguir la primera opción le perseguirá durante toda la vida, no importa lo intachable que sea su currículo, mientras acudir a los mejores centros equivale a poco menos que una gran victoria deportiva. La sociedad repite la presión sobre los estudiantes cuando éstos acaban de estudiar. Se supone que deben encontrar un buen trabajo y lograr éxito económico que pueda transformarse en bienes que ratifiquen el nuevo estatus. Devolver el carácter inclusivo a victoria y derrota Hemos definido la victoria y la derrota de una manera tan excluyente que sólo un pequeño porcentaje de personas logra su cometido, a menudo sacrificando el resto de su vida, o padeciendo las consecuencias de haberlo dado todo por una meta efímera. 
 Los ganadores consistentes de todos los tiempos, en definitiva, no dejan de serlo cuando pierden, y aprenden tanto de la derrota como de la victoria. Para ellos, la victoria no es un fin en sí mismo, sino un premio añadido que hay que valorar en su justa medida, y no tratar como un trofeo que necesitamos para autorrealizarnos. 
 Séneca escribió hace 2.000 años: "Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti".

El fútbol para los niños

El fútbol es un lenguaje universal de millones de niños del mundo 3822910 15 El fútbol no es cuestión de privilegios, sino de derechos. Según acreditó la Convención sobre los Derechos del Niño, el fútbol es un lenguaje universal de millones de personas en todo el mundo, incluidos niños, niñas y adolescentes, independientemente de su lugar de origen, idioma que hablen o religión a la que pertenezcan. El fútbol es el deporte más popular del mundo. En muchas lugares, como Europa o Sudamérica, el fútbol es mucho más que un juego, es un estilo de vida. Cada vez son más los niños que se apuntan a escuelas de fútbol con el objetivo y el sueño de convertirse en un astro del llamado 'deporte rey'. La afición es cada día más grande y las niñas también están conquistando espacios en esta disciplina.
Beneficios del fútbol en la infancia En las primeras etapas del crecimiento, los niños desarrollan una serie de condiciones ideales para entrenar la movilidad. A partir de los 5 años la mayoría de los niños ya están preparados para dar sus primeros pasos en el fútbol: se adaptan mejor a los movimientos y suelen tener una mejor coordinación. Controlado, sin excesos innecesarios y una adecuada preparación, este deporte puede aportar grandes beneficios: Fútbol infantil - Incrementa la potencia muscular de las piernas - Mejora la capacidad cardiovascular - Estimula la velocidad de reacción, la coordinación motora y la visión periférica. - Aporta un aumento de la densidad ósea a nivel del fémur. - Aumenta la potencia del salto. - Incrementa los niveles de testosterona, lo que hará con que se forme más tejido muscular. - Oxigena la sangre. Además, el fútbol sociabiliza a los niños, les inculca el trabajo en equipo, el valor del compañerismo y la generosidad. Algunos psicólogos afirman que el fútbol es una buena herramienta para alejar a los más jóvenes de las tentaciones de las drogas, la violencia, y el alcohol. La historia del fútbol El fútbol, según algunos historiadores, nació en Japón a través del Kemari, un juego de pelota que se practicaba en el siglo V a.C. Más tarde, en el siglo V, existió el calcio italiano, un juego muy parecido al fútbol en las plazas públicas italianas; los romanos jugaban con la pelota al esferomaquia, al que posteriormente llamaron de pila al balón, palabra que dio origen a pelota. También se conocen indicios de deportes similares al fútbol en las civilizaciones de la América Precolombiana de los aztecas y los mayas. En el Caribe jugaban a algo parecido al fútbol llamado batú. No obstante, a pesar de todos estos antecedentes, el fútbol tal y como lo conocemos hoy en día suele decirse que nació el 26 de octubre de 1863, día en el que se establecieron las bases del deporte tal y como las conocemos actualmente. En esa época también se constituyó la institución inglesa de fútbol más importante, la Football Association. El Mundial de fútbol es el acontecimiento más seguido de todo el planeta, una muestra del alcance y el poder del fútbol.

Tabla de posiciones luego del Mundial 2014

Clasificación FIFA al 17 de julio de 2014


1. Alemania / 1724
2. Argentina / 1606
3. Holanda / 1496
4. Colombia / 1492
5. Bélgica / 1401
6. Uruguay / 1330
7. Brasil / 1241
8. España / 1229
9. Suiza / 1216
10. Francia / 1202
11. Portugal / 1148
12. Chile / 1098
13. Grecia / 1091
14. Italia / 1056
15. Estados Unidos / 989
16. Costa Rica / 986
17. Croacia / 955
18. México / 930
19. Bosnia-Herzegovina / 917
20. Inglaterra / 911.

Ranking de paises ganadores de Mundiales de fútbol

En este ranking podemos ver los máximos ganadores a lo largo del tiempo del Mundial de Fútbol. 
Para cada edición se muestra el número de campeonatos conseguidos hasta ese año.
Este ranking ha sido creado internamente por los robots de Classora a partir de los datos de la FIFA, que es una fuente de información externa. 
La copa del mundo es el torneo internacional de fútbol de selecciones masculinas con mayor relevancia mundial. 
Esta competición cuenta con dos etapas principales: un proceso clasificatorio en el que participan cerca de 200 selecciones nacionales y una fase final, realizada cada cuatro años, en la que participan 32 equipos durante un periodo cercano a un mes.



MASCOTAS DE LOS MUNDIALES DE FÚTBOL

MASCOTAS DE LOS MUNDIALES DE FÚTBOL Desde 1966, todos los mundiales de fútbol han estado ligados a sus propias mascotas, imagen de estos torneos. Repasemos...

















INGLATERRA '66 
La Copa del Mundo de 1966 en Inglaterra estrenó la costumbre de asociar a estas competiciones una mascota. World Cup Willie fue la primera, un león futbolista que vestía en su pecho la bandera de la Union Jack o la inglesa. 

 MÉXICO '70 
La mascota elegida por México para la Copa Mundial de fútbol de 1970 fue un niño vestido de futbolista con los colores del país y que lucía un gran sombrero mexicano. Su nombre era Juanito.

 RFA '74 
Tip y Tap fueron las mascotas del Mundial de la República Federal Alemana en 1974. Se trataba de dos niños futbolistas en cuyas camisetas se podían leer las siglas WM (de Weltmeisterschaft, Copa Mundial en alemán). 
 ARGENTINA '78 
Para el mundial de 1978 Argentina hizo como México y la RFA y eligió a un niño vestido con los colores de la selección argentina y algunos detalles del atuendo del gaucho (pañuelo, sombrero, látigo). Por ello fue llamado Gauchito. 

 ESPAÑA '82 
España rompió con la moda y presentó a Naranjito, una naranja antropomorfa la mar de simpática que vestía el uniforme de la selección española. Sus diseñadores intentaba resaltar una fruta característica del mediterráneo de España, al tiempo que se alejaban de los toros y el flamenco como únicos iconos del país. 

 MÉXICO '86 
Lo de promocionar productos de la tierra se contagió de Naranjito al siguiente mundial, el de México de 1986, y el país americano presentó a Pique, un chili jalapeño uniformado y con un gran sombrero mariachi. 

 ESTADOS UNIDOS '94 
Estados Unidos volvió a apostar para el mundial de 1994 por un animal como mascota, tan típico en sus equipos de fútbol americano. El elegido fue un perro futbolista con el nombre de Striker. 

FRANCIA '98 
Los franceses eligieron para 1998 un gallo doméstico que vestía los colores del país y al que bautizaron como Footix. 

 COREA DEL SUR Y JAPÓN '02
Para el mundial que organizaron los países asiáticos de Corea del Sur y Japón en 2002 se eligieron tres criaturas muy modernas, los "Spheriks": Ato, Kaz y Nik. 

 ALEMANIA '06 
El león volvía a ser mascota mundialista 50 años después. Esta vez era Alemania quien lo presentaba como mascota del mundial de 2006. 

SUDÁFRICA '10 
Sudáfrica apostó por mostrar un animal muy característica de la zona, el leopardo, como mascota. Su nombre fue Zakumi, un compuesto entre: "Za", el ISO de Sudáfrica y "kumi", que significa diez en varias lenguas africanas. 

 FULECO '14 
En 2014 el Mundial de Brasil contó con Fuleco como máxima imagen del torneo: Un armadillo de una especie en peligro de extinción al que han bautizado con el nombre de Fuleco, un híbrido entre fútbol y ecología, que derrotó en votos a "Amijubi", el segundo nombre más votado (que mezclaba amistad y júbilo). Como Fuleco, y desde 1966, una mascota ha acompañado a cada uno de los mundiales de fútbol celebrados. Hagamos un repaso por la historia: